POR EL AMOR DE UNA MUJER

jueves, 24 de diciembre de 2009

UN HERMOSO CUENTO DE NAVIDAD POR ASCENSION.-

SUCEDIÓ EN NOCHEBUENA.


Así como las gotas de la primera lluvia bendicen la tierra después de un tórrido verano; repartiendo sonrisas, el padre Gabriel se paseaba de sala en sala por los amplios pasillos de aquel hospital. Su deambular era siempre en el área donde estaban los menores con enfermedades terminales. Cada pieza tenía tres camas por lado, y dos, aquella en que los pequeños pasaban por sus últimos días, apoyados con oxígeno, monitores y otros implementos que advertían la gravedad de su situación.

Bastante motivado por la muerte de sus padres en un accidente aéreo, el joven había tomado los hábitos cuando casi estaba por terminar la carrera de medicina. Apenas obtener aquel anhelado diploma, acudió a golpear la puerta del noviciado que lo convertiría en sacerdote, algunos años después.

Desde que decidiera darle esta dirección a su vida había transcurrido tiempo y la congregación, en consideración a la olvidada especialidad y a la religiosidad a toda prueba, le había encomendado asistir a pacientes infantiles en situación extrema. A diario, aquellos pequeños, aún dentro de su estado precario, lo esperaban ansiosos. La expresión bondadosa del rostro y aquellas manos que con sólo sentirlas en sus frentes, aquellas caritas mustias y delgadas, parecían revivir.

El padre Gabo como le decían los niños y el personal, tenía una imagen que lo caracterizaba. Había decidido desde hacía mucho, y con el permiso del superior de la orden, dejarse crecer la barba hasta la altura del pecho, como una forma de ocultar las emociones cuando le tocaba asistir a un pequeño a punto de abandonar el malogrado cuerpecito. A sus setenticinco años, este verdadero parapeto de dolorosas experiencias, lucía casi totalmente blanco, y a pesar de su andar ágil y resuelto, que insinuaba una obesidad insipiente. Los chocolates y mermeladas eran su perdición.

Luisín, era uno de los pequeños que se encontraba en la última fase de leucemia. A Gabriel le parecía increíble la resistencia del menor para dejar esa maltrecha humanidad. Sin poder evitarlo, interiormente rogaba a Dios le permitiera pasar esa Nochebuena cerca de él, y sacar aunque fuera una sola sonrisa de felicidad de aquella carita consumida por el mal. Faltaban dos días y las enfermeras y auxiliares en los ratos libres permanecían afanadas preparando las salas y confeccionando adornados arbolitos. Esa noche, al pasar la última ronda, Gabriel descubrió con malestar que todos los arreglos navideños carecían de nacimientos. A la mañana siguiente, llamó al personal del turno, aquellos largos años ejerciendo este ministerio se lo permitía. -¡Tengo un malestar muy grande!- les dijo. - Por si lo han olvidado, esta fiesta es de la cristiandad, y no es para exaltar costumbres foráneas sobre leyendas de Papá Noel, Santa Claus, Viejito de Pascua o como quiera llamársele, y árboles adornados con un cuanto hay. Esta fiesta es para recordar el nacimiento del Niño de Belén, Jesús, nuestro Salvador-.

Irma, una de las auxiliares con más edad tomó la palabra. - Padre, perdone usted pero yo tuve un hijo que murió en una de estas salas, y siempre lo alimenté con ilusiones. Aunque sabía que no eran ciertas, lo hicieron feliz hasta que cerró sus ojitos. –La mujer no pudo seguir hablando, porque un llanto silencioso le afloró en el rostro.

-Aún así y con el respeto que me causa su dolor, estimada Irma. Entiendo que ustedes hacen esto con la mejor intención, pero a cada cosa debe dársele la importancia que merece, y más, tratándose de algo tan importante para los que nos sentimos cristianos. Por ello, les ruego sacar tanto brillo de las salas y de los arbolitos, y yo solicitaré fondos para comprar tantos nacimientos, como salas tenga esta área.- Las mujeres bajaron la cabeza y cada cual partió a cumplir con sus obligaciones.

Esa noche al invocar a Dios en sus oraciones, Gabriel recordó sus instrucciones respecto a los festejos navideños y reconoció haber sido un poco duro en los conceptos. De todas maneras, antes de ir al hospital, compraría varios nacimientos. Consideraba que alguien debía poner orden ante aquel consumismo loco que aparecía en esta fiesta, tan trascendental para la iglesia. Se acomodó en el lecho y se durmió casi al segundo.

Al día siguiente despertó conmocionado. Algo había sucedido durante su reposo. Recordaba vívido el sueño que lo había angustiado seriamente, tanto como si hubiera sido una pesadilla terrorífica.

“Estaba en un restaurante elegantísimo, sentado frente a una mesa surtida con los más ricos manjares de su preferencia y un mozo dispuesto a atenderlo en los mínimos detalles. La mesa coincidía con una ventana. Mientras se aprontaba a servirse, colocándose la gran servilleta, vio asomada la macilenta carita de un pequeño. Uno tan igual como aquellos que estaban de paso en las salas que él visitaba a diario. Su delgado rostro estaba triste y hambriento. No le cupo duda que gran parte de aquella ración la guardaría y a la salida la compartiría con el niño. Tomó los cubiertos y se dispuso a degustar aquellos manjares que bien sabía, los merecía con creces. Al probar el primer bocado descubrió que no tenía sabor, sólo alcanzaba a sentir su volumen dentro de la boca. Por más que forzaba sus papilas, ellas no entregaban respuesta. Aquellos apetitosos manjares ni siquiera tenían el gusto propio de los alimentos. Le colocó de todos los aliños que estaban delante del plato, aún así, nada consiguió. – ¡Mozo, por favor! Dígame ¿por qué esta comida no tiene sabor?- Le he colocado todo tipo de condimentos y no siento absolutamente nada. Pienso que me sentiré mal si me la trago.- El mozo le respondió. – Perdone usted, padre, pero se nos acabó un condimento muy importante y debimos prescindir de él en su cena. Se lo puedo asegurar que mañana, víspera de Navidad, nuevamente nos llegará.- Intrigado Gabriel le preguntó – ¿Y cuál podría ser ese condimento mágico? – ¿Qué raro que usted no lo sepa padre?- ¡Lo lamento, no lo sé!, ni se me ocurre que podría ser. Le agradecería si usted me lo dice. – El mozo con cara de circunstancias le respondió.- Se llama Esperanza, padre, y es aquel que se nos acaba más rápido”. Iba a responder, cuando de pronto sonó el despertador y el sueño se interrumpió.


Esa noche de Navidad, a los niños en grave estado se les veían más abatidos que nunca, a veces cruzaban una que otra palabra forzados por las enfermeras. De pronto, vieron aparecer a un barbado anciano, vestido de rojo, con una gran bolsa en la espalda y que reía con un Jo, Jo, Jo contagioso. Verlo e incorporarse dentro de las dolorosas posibilidades de cada uno, fueron una sola cosa. Luisín gritó a los otros niños. -¡Amigos, yo les había dicho!, el padre Gabo es Santa Claus. Estaba seguro que esta noche vendría. - ¡Sí, lo sabía, yo lo sabía!, yo estaba seguro que se disfrazaba de padre y estaba siempre con nosotros- Gabriel se acercó donde el pequeño con los ojos húmedos y le dijo. – Dime Luisín, qué quieres como regalo de Navidad.- El niño sin pensarlo mucho contestó. –Santa, yo quiero un cuerpo nuevo… que esté sanito. Este que tengo, ya no me sirve… Y mis amigos también quieren lo mismo.- Gabriel miró al resto de los niños y todos asintieron con sus macilentas caritas, ahora alegres. Tragando lágrimas, les respondió –Bien, le diré al Niño Jesús que les conceda tal pedido, de momento les traje golosinas, de aquellas que pueden comer, con un saludo de María y José que se han quedado celebrando el cumpleaños de su hijo. Esa noche fue de verdadero jolgorio para los pequeños, no les cupo la menor duda que efectivamente era Santa Claus quien los había visitado, y a quien durante el resto del año, tenían a diario como el Padre Gabo.


Posteriormente Gabriel despidió a cada uno de esos niños, quienes fallecieron con una sonrisa en el rostro y más de alguna de las madres de aquellos pequeños, pronto anunció una nueva maternidad. No quiso sacar ninguna conclusión, sólo había pasado. Talvez, un milagro de Nochebuena.

R. ASCENSIÓN REYES-ELGUETA

1 comentario:

vsm dijo...

Que hermoso blog! Me encantan las letras (El mar también)
A pesar de que, quizás soy pequeña (tengo 16 años) Pero me emociono tanto escribiendo... Y tanta pena me da saber que aquí en Los Andes no hay casi ningun apoyo a la Literatura... me gustaría hacer algo, y como delegada de cultura del "instituto chacabuco" quisiera poner en marcha algun proyecto... quizás realizar algun taller literario para empezar, me gustaría que me ayudaran ...
gracias de antemano!

http://unapalabrahacialoinfinito.blogspot.com/ (mi blog)